25 de julio de 2017

CONSTRUIMOS COTIDIAFONO: CASTANAZAS (CASTAÑUELAS-TENAZAS)

Los cotidiafonos son instrumentos sonoros realizados con objetos y materiales de uso cotidianos, de sencilla construcción, que producen sonidos .

Para confeccionar  las castanazas vamos a necesitar:
          1.  2 tapitas de metal.
          2.  martillo y clavo
          3. 2 bandas elásticas
          4. tijera
Realizamos dos agujeritos en las tapas con el clavo y el martillo.
Luego pasamos una banda elástica por los dos agujeritos y las atamos del lado interno de la chapita, para que entre un dedo.
y... ¡¡¡LISTO!!!
Vamos a cantar con Alejo el cangrejo...

9 de julio de 2017

¡¡¡FELIZ DIA DE LA INDEPENDENCIA!!!

Día de la independencia: Google celebra el 9 de Julio con una ilustración de Liniers
El doodle de Google,  de Liniers que rinde homenaje a la Declaración de Independencia.

Google dedica hoy un nuevo doodle hecho en Argentina para conmemorar la Declaración de Independencia, pronunciada por el Congreso de Tucumán el 9 de julio de 1816. Con una escarapela digital dibujada por Liniers, el buscador rinde homenaje así al documento que sentenció de una vez y para siempre la memorable frase “independiente del rey Fernando VII, sus sucesores y toda otra dominación extranjera".
La ilustración pone al tango como expresión del ser nacional argentino por excelencia. En ella aparecen personajes míticos del arrabal de antaño. Del farol, del compadrito y de la voz ronca del lunfardo grosero del sur. En primera fila aparece el inmortal Aníbal 'Pichuco' Troilo tocando como un pulpo endemoniado bandoneón. Atrás, entre las olas celestes y blancas de la bandera, lo sigue un bateristas enrollado en la música.
Esta escarapela digital fue creada por el dibujante Liniers, quien puso tinta y humor argentino al homenaje de Google por el 9 de Julio.

1 de julio de 2017

LA DESVENTURADA HISTORIA DETRAS DEL TANGO "CAMINITO"

La callejuela de La Boca no inspiró el mítico poema foto: LA NACION Archivo
LA CALLEJUELA DE LA BOCA NO INSPIRO EL MITICO POEMA

La historia del tango "Caminito" nació en un pequeño pueblo de La Rioja denominado Olta, pintoresca localidad de Los Llanos situada a 170 kilómetros de la capital provincial, con poco más de 7000 habitantes, aunque sólo contaba con unos 500 cuando el joven poeta Gabino Coria Peñaloza se deslumbró con una señorita de buena familia.
Los Llanos de La Rioja se caracterizan por ser una región árida y pobre, pero Olta difiere de otros pueblos de la zona porque está en un valle rodeado de montañas bajas con cierta vegetación y porque recibe el agua pura que baja de las quebradas. Sus primaveras son un júbilo de aromas y colores provenientes de plantas nativas que exaltan sus virtudes.
Corría el año 1902. La joven se llamaba María. El poeta, Gabino Coria Peñaloza. Para que sus destinos se cruzaran la naturaleza se involucró. Gabino viajaba desde Chilecito hacia San Luis cuando una gran crecida del río lo dejó varado en Olta por varios días. Alojado por sus familiares recibe la invitación para una tertulia en casa de una distinguida familia del lugar. Allí había un piano de cola, el primero de la provincia que llegara desde Chile a lomo de mula. El poeta, sensibilizado ante el majestuoso instrumento, le pidió a la anfitriona que tocara algo. Y llamó a María, maestra, profesora de música y también integrante de una familia destacada. El encantamiento mutuo fue inevitable y desencadenó en pasión. Transcurrieron unos días y el "caminito amigo" fue testigo de aquel tórrido y furtivo amor. Cuando el río volvió a su cauce, el muchacho siguió viaje y, por cierto, prometió volver.
Al cabo de un año regresó por ella, pero María ya no estaba. Su familia, que se oponía rotundamente a esa relación pues la niña estaba prometida para un militar de Olta, había decidido mudarla a otro lugar. Dicen que llevaba un hijo en su vientre. Ante el escepticismo de la gente por develar su paradero, Gabino abandona Olta rumiando su tristeza. Desgarrado por la pena, su alma de poeta vuelca en el mítico poema toda su desdicha, regalando a la humanidad "Caminito", en humildes e imperecederos versos. El caminito de Coria Peñaloza era un sendero rural de dos kilómetros que nacía en Olta y moría en el pueblo de Loma Blanca. Es el que transitaba Gabino para encontrarse con su amor y el que acunó su ardiente y frustrado romance a la vera de una acequia rumorosa.
Antes de descollar con su talento poético, el joven que amaba la música, la poesía y el periodismo, había sido recaudador de impuestos. A los 15 años, movido por la inquietud de su alma bohemia, decide dejar su hogar para instalarse en Buenos Aires, donde empezó a trabajar para diversas publicaciones. En la famosa revista Caras y Caretas publicó sus poesías. Culto y sociable, comparte en ese mundo artístico, cafetines y tangos con Carlos Gardel, Quinquela Martín, Juan de Dios Filiberto y con otros reyes de la noche. Fue Quinquela quien presentó a Gabino y Filiberto en plena calle Florida, haciendo posible el milagro poético-musical.
Una callejuela del barrio de La Boca lleva el nombre de Caminito en homenaje al tango. Peñaloza no aprobó el evento, pues el caminito que inspiró sus versos estaba lejos de allí. Aquí nace la confusión. Muchos creen que el poeta se inspiró en esa calle de La Boca.
Después de muchos años de una vida intensa en la gran ciudad, Gabino decide retirarse a Chilecito junto con su esposa. Allí vivió por más de 40 años. Siempre enamorado del paisaje, al pie de eterno nevado cerro Famatina lo sorprendió la muerte a los 95 años, rodeado de poemas y rosales bajo el cielo azul del octubre chileciteño. "Desde que se fue, nunca más volvió, caminito amigo, yo también me voy".
Fuente: Diario La Nación, 1/07/2017